Traductor-translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com

viernes, 14 de enero de 2011

Real Madrid 3 Atlético de Madrid 1. Pelea homérica

 
En la gloriosa El hombre tranquilo, los dos rivales masculinos zanjan sus diferencias moliéndose a palos desde la loma de una finca en las afueras de la irlandesa Innisfree hasta las puertas del céntrico bar del pueblo. Allí, la pareja de vecinos -pues lo son, además de cuñados- se toman un respiro y entran para compartir una pinta e intercambiar impresiones de forma respetuosa. Tras la pausa, el más dotado, vigoroso y técnico le propina al otro el golpe definitivo que pone el punto y final a una pelea magistralmente rodada por John Ford, varonil y cargada de dignidad. Pues algo así, con parecida carga legendaria, sucedió anoche en el Bernabéu. Ganó el más fuerte y perdió un enemigo merecedor de deferencia tras un intercambio de golpes que siempre dominó el primero. K.O. en el partido y, si no fuera porque la Copa la carga el diablo, casi en la eliminatoria.
Lo cierto es que Real Madrid y Atleti protagonizaron durante una hora un espectáculo descarnado y eléctrico. Aparecieron los colchoneros en escena con una actitud audaz que les puso por delante en el marcador. Esta vez, sin embargo, el primer puñetazo no resultó decisivo. La lucha sería larga y los locales sacarían todo su arsenal. Con Cristiano Ronaldo en estado de gracia y con Özil y Di María infiltrados entre líneas con una fluidez pasmosa, los blancos desarbolaban sin cesar. Las ocasiones se sucedían porque los de Mou le imprimían al juego una mezcla perfecta de velocidad y precisión. Raro fue que el empate llegara en un saque de esquina y en un remate enmarañado de cabeza de Sergio Ramos. Raro porque los atacantes merengues, y en especial Ronaldo, no dejaban de disparar sobre un marco en el que se erigía la espigada figura de un cancerbero colosal llamado De Gea.
Debió golear el bloque de Mourinho en el primer asalto. Golpeó encelado a su contendiente, en los párpados, en el mentón, en el hígado. Cobró mucho el Atleti. Recibió leches de todos los colores. Pero se mantuvo en pie, con indiscutible mérito. No pisó la lona y pareció desgastar a su adversario, que dio alguna muestra de fatiga tras el receso. De todas formas, y por aquello de que los detalles suelen ser decisivos en el deporte de alta competición, a un tiro al poste de Forlán le siguió el 2-1 de Ronaldo, que empujó a la red la enésima asistencia de Özil. El alemán está empeñado en demostrar que no es un mortal sino un ángel caído del cielo de la Castellana y ayer volvió a brillar con su dañina elegancia.
Tanto él como sus compañeros decidieron entonces que tocaba pisar el freno y administraron la ventaja sin renunciar a más. Llegó la pausa de bar, admitida también por los visitantes, ignorantes en el fondo de la ambiciosa personalidad de quienes no suelen perdonar. La combinación de factores se completó con la proverbial tendencia a la fatalidad de la fauna del Manzanares en las postrimerías de las veladas. En ese instante que impide cualquier atisbo de reacción, Di Filipe y Domínguez coquetearon con la comedia, se liaron y le dejaron en bandeja a Özil el gancho decisivo. El Atleti, por fin, besó la lona. Y el asunto quedó zanjado. 
La rural contienda de El hombre tranquilo se rige en todo momento por las reglas del Marqués de Queensberry, garantes de su limpieza. El derbi copero lo arbitró con ese espíritu Mateu Lahoz, de raras convicciones por nuestros lares y obsesionado con no pitar más que lo palmario. Todos los comparecientes se creyeron asistidos por el derecho a sentirse perjudicados, pues las equivocaciones -algunas de ellas graves- se repartían en las dos direcciones. Sin embargo, la actitud del juez, por encima de sus excesos, favoreció el espectáculo en líneas generales, mucho más que si hubiera seguido la ultraconservadora línea del concierto de silbato al que el espectador español está sin duda habituado. Su intervención, de hecho, no le restó ni le sumó nada a la justicia de un resultado que reflejó la diferencia en las fuerzas de dos púgiles con tendencia a la épica en un duelo para recordar.

26 comentarios:

  1. Muy bueno, Michi, muy bueno. Pero apúntate bien la frase "Y el asunto quedó zanjado". Igual que te doy la razón en la sentencia "la proverbial tendencia a la fatalidad de la fauna del Manzanares en las postrimerías de las veladas", te digo que el Atleti es capaz de lo de ayer y de lo del partido de vuelta, o sea, de meterle al Madrid los suficientes goles como para elilminarle.

    ResponderEliminar
  2. Caray, con estas crónicas incluso soy capaz de pasarme al "enemigo". Bueno, tampoco es eso.

    Gran crónica. Y mejor contada.

    ResponderEliminar
  3. Os acordáis de cuando se dijo que el juego del Barsa no gustaría en el Bernabeu? Pues quien no lo entienda que vea la primera parte, porque ese es el juego que gusta en este campo. Tremendo vendaval de ocasiones, ataques continuos y vertiginosos...creo que ya ha quedado claro!

    ResponderEliminar
  4. Hombre, Lightkun, entiendo que no te gustara el juego del Barça en el repaso del 5 a 0 del Camp Nou por cuestiones sentimentales, pero a desconsiderarlo de esta manera, como que no.

    Por otra parte, también entiendo que el juego actual blaugrana guste a todo el mundo menos a algún madridista, no te creas.

    ResponderEliminar
  5. EL "ABU"14 de enero de 2011, 12:12

    ¡Magnífico relato, Michi!

    ResponderEliminar
  6. ¡Homérico! ¿Hubo beso tórrido entre John Wayne Casillas y Maureen O'Hara Carbonero? (no olvidemos que la casita se llamaba "Blanca Mañana")

    ResponderEliminar
  7. Arnau aquí lo único que digo es que al Bernabéu le gusta más un juego como el que hizo ayer el madrid en la primera parte que como el que hace el Barsa. Ni más ni menos. Esto es así y si no lo quieres ver lo siento. Una cosa no quita la otra, pero supongo que hay que sacar lo del 5-0 aunque no tenga nada que ver no?

    No estoy desconsiderando nada por cierto. El juego del Barsa es el que es, el más difícil de parar del mundo porque son 90 minutos sin oler el balón, un rondo blaugrana desde Villa hasta Valdés...en fín, se que no te voy a convencer, pero los que hemos ido mucho al Bernabeu sabemos que retrasar el balón no gusta casi nunca. Pero bueno tu a tu rollo, si vives feliz adelante.

    ResponderEliminar
  8. A mí también me gusta el actual juego del Madrid, Lightkun, no te creas, como también juegos pasados como aquellos vistosos partidos de los galácticos o ya en épocas más remotas esos de la quinta del buitre. Lo que sí creo, sinceramente, es que algunos madridistas os hacéis trampas al solitario con el actual juego del Barça, porque estoy convencido -pondría incluso la mano en el fuego, vaya- que si el Madrid jugara igual que los blaugranas os caería la baba.

    Es todo cuestión de sugestión, supongo. Y algunos de vosotros lo intentáis de cualquier manera. Y creo, te lo digo de verdad, que admitir lo obvio os dejaría más tranquilos con vuestras conciencias.

    Porque una cosa es dar preferencias a distintos gustos futbolísticos, ahí no me meto, y otra es, como tú afirmas, que el actual futbol del Barça no gustaría en el Bernabéu. Lo podrás repetir mil veces, pero no me lo creo.

    ResponderEliminar
  9. Arnau, digamos que estoy totalmente de acuerdo con Lightkun. Es la primera vez que me interno en este blog, pero creo que no será la última, muy bueno.
    A lo que iba; El juego del Barcelona a mi me aburre. Qué soy un madridista con los ojos vendados? quizás, pero lo que tengo claro es que tanto toquecito, aburre. No se si habrás visto algún partido del Arsenal, por ejemplo. Hubo un partido que jugó contra el Blackburn si no recuerdo mal. Eso era fútbol, para mi gusto, correr por las bandas, abrir el juego, toque rápido, (que creo que es lo que le falta al Barcelona) muy rápido.
    Pero bueno, supongo que eso dependerá del punto de vista, no?
    Un saludo a todo ;)

    ResponderEliminar
  10. pues el Madrid históricamente a tenido un juego más ofensivo buscando ir hacia el frente lo más pronto posible sin tanto toque hacia atrás con tal de no prestar el balón yo estoy de acuerdo en que el juego del barsa es muy bueno pero en verdad no va con mi gusto ni con el de muchos Madridistas que en verdad siguen al equipo a donde sea, pues nos tiene acostumbrados a un futbol diferente y nada que ver tiene aquí los sentimientos relacionados por ser rivales, estoy acostumbrado a un juego más directo al marco, con toque hermoso pero siempre en dirección ofensiva, no creo que duela mucho que el barsa tenga un buen juego ni nada parecido, al contrario a mí me gusta pues ya era hora que en verdad representara un reto para el Madrid

    ResponderEliminar
  11. Raúl, unas preguntas:

    ¿Alves no corre nunca por la banda?

    ¿El Barcelona no toca a un o dos toques, es decir, rápido, muy rápido?

    ¿El Barcelona no abre el juego?

    ¿Messi, Pedro y Villa no se desmarcan y no son rápidos?

    En fin.

    Hombre, no voy a decir que todos los partidos del Barcelona sean fascinantes, a veces, lógicamente, juegan mal y su juego resulta aburrido. Pero eso les pasa a todos los demás equipos, no. Vamos, digo yo. Incluso al Real Madrid.

    Pero no te engañes, cuando el Barcelona juega bien con su sistema -y eso pasa últimamente muy a menudo- es espectacular y alcanza cotas superlativas. Es verdad que la estética es subjetiva, sí, es posible, pero cuando todo el mundo futbolístico se pone de acuerdo con la belleza blaugrana menos algunos madridistas.., no sé.

    Aunque tampoco voy a ser yo quien te quite la ilusión de lo contrario. Y menos aún en este magnífico blog sobre el Real Madrid.

    ResponderEliminar
  12. Yo me estoy volviendo loco.

    O sea, ¿que si el barça viene al bernabeú y les metemos cinco sin que vean el balón en todo el partido y metemos al entrenador bocazas en el banquillo sin saber qué hacer nos ponemos a silbar todos los madridistas y sacamos pañuelos para dejar que ataque el barcelona y le podamos hacer contraataques rapidísimos?

    Yo sigo siendo del Madrid pero no soy tonto. Quiero que gane el Madrid, pero me gustaría que ganara de otra manera. Aunque, claro, entre una cosas y otra, que siga ganando.

    Ahora mismo cambiaba a todos los jugadores del barça y a su entrenador, por los del Madrid sin pensarlo, sin pensarlo repito. Y me dejaría matar si el Bernabeu no se volvía loco con su juego.

    Somos madridistas, pero no tontos. Por cierto, no recuerdo en julio a nadie aburrido de ver cómo jugaba la selección.

    ResponderEliminar
  13. El Barcelona tiene un equipazo, nadie, ni el más madridista se atreve a dudarlo.
    Tienes razón, arnau, en todo lo que has dicho, más razón que un santo.
    Pero reitero, será que estoy cegado, pero no me gusta el juego del Barcelona. Prefiero como dicen por arriba, un juego mucho más directo, sin parecer balonmano tanto buscar espacios.
    Por ejemplo, el partido ante el Betis, hubo un pase de Iniesta (creo) a Messi impresionante, traspasando toda la defesnsa. Esas jugadas son de agradecer a la vista del espectador, es un juego precioso, pero que aburre.
    Los partidos que he visto del Barcelona, corren, no lo discuto, pero vuelven los partidos muy muy lentos.

    ResponderEliminar
  14. Hola a todos.

    Primero felicitar al blogger, me parece un lugar muy majo donde charlar de futbol con gente de un nivel de sensatez superior a la media y estar al tanto de las opiniones de la casa blanca.

    Yo soy cule y con el partido de ayer lo pasé muy bien. Ese estilo trepidante del Madrid cuando lo saca a relucir es total... Son dos estilos diferentes cada uno tiene su gracia, ni mejores ni peores ni más feo ni más bonito, pero tres cosas:

    1º.- Que ahora mismo el Barça tiene más perfeccionado su estilo que el Madrid el suyo lo cual da cierta ventaja y así lo refleja la clasificación.
    2º.- Que en el Bernabeu el juego del Barça también asombraría, estoy con Arnau y no me cabe duda. Distinto es que se prefiera el juego relámpago... pero una cosa no quita la otra.
    3º.- Que ojalá sigan así ambos ya que resulta más bonito cuando cada uno tiene su propio estilo.

    Dicho esto, enhorabuena por el pase a semis (con el 2-1 aún hubiese habido eliminatoria).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Es que realmente tenéis todos razón. Porque partiendo de la base que el Bernabéu lo primero que pide es ganar y luego jugar bien...pues jugando como el Barsa ganaría seguro, así que descontentos no estarían, pero al Bernabeu le emociona el juego más trepidante. El Barsa es lluvia fina y el madrid es una tormenta...cae lo mismo a lo mejor pero de distinta forma. Por eso tampoco es que al Bernabeu le fuese a disgustar el juego del Barsa porque es tipo de juego ganador perfecto ya los contrarios ni la huelen, los aburres a tocar y machacas. Si se plantan bien da igual, pocos aguantan los 90 minutos sin fallar, y si lo hacen a lo mejor te empatan, pero casi nunca te van a ganar...

    Y en el Bernabeu eso, ganar y jugar bien...va por ese orden, porque si juegas bien y pierdes no tiene sentido, por eso el madrid siempre ha sido un equipo de sacar los partidos como sea, siempre se intenta jugar bien pero sino se puede por lo menos hay que ganar echandole huevos...y eso es mayormente la clave para gustarle a este estadio. El Madrid siemrpe ha sido un equipo con mucha casta, evidentemente con muy buenos jugadores, pero creo que si algo ha hecho grande a este equipo a lo largo de la historia es que se ha ganado mucho y casi siempre se ha estado arriba, pase lo que pase, sea como sea, jugando bien o mal, teniéndo jugadores buenos, muy buenos o no tan buenos...

    Además tenemos ejemplos muy claros este año de las cosas que gustan, la magia de Özil,el carácter ganador de Cristiano y el trabajo incansable de Di María.

    ResponderEliminar
  16. Soberbia la crónica, Michi. Demuestras que el cine y el fútbol están más cerca de lo que se pueda imaginar -al fin y al cabo, los dos pueden ser considerados arte, ¿o no?-. Ahí va mi aportación al interesantísimo debate surgido de los comentarios: en un momento del partido me vino a la cabeza la idea de que el Madrid elabora videoclips: piezas con imágenes rápidas, impactantes y efímeras que son fáciles de degustar por el espectador. Con algunos problemas, claro. El que lleva la voz cantante (CR7) chupa demasiada cámara -entiéndase balón, claro-. ¿De verdad que soy el único que opina que sólo la suelta cuando ve que la va a perder? Jamás la cede al compañero. En la canción también sobresale Di María, que podríamos equiparar a Keith Richards en los Stones. El equipo está confeccionado para las aceleraciones de estos dos velocistas. Los demás están acostumbrados a sinfonías más pausadas (con la excelente excepción de Xabi, que hace correr el balón mientras él guarda el sitio). Es tanta la influencia del luso y del argentino, que pienso que comen terreno a Benzema (ni lo nombras en la crónica, Michi, mala señal) que, por cierto, no es un delantero centro nato. Y lo mismo le ocurriría a Özil -me temo que aún no sabe exactamente dónde juega- si no fuera por la rebosante calidad del teutón. El magnetismo que irradia me hace recordar a otros jugadores diferentes que me vienen a la memoria como Guti, Zidane o Laudrup. Volviendo a la comparación musical, reprocho al director de la obra, "the last one" o JM1, que sólo busque eso, la gloria de un fragmento de cinco minutos y renuncie a crear una idea fílmica de dos horas. Los videoclips no pueden ganar oscars. Pueden divertir mucho, como en el partido del jueves, pero no aspiran a la categoría de arte que sí tiene -y mira que me da rabia escribirlo- el juego del Barça. Además, desde un punto de vista lógico, hay más opciones de capturar a la presa acorralándola por la caza en grupo que en el intercambio de golpes individual. Y de la opiniones referidas a la dicotomía en el estilo de juego de los grandes, sólo diré que no oía nada de esto antes de esta racha victoriosa del Barça. Nadie se quejaba del juego preciosista de la quinta del Buitre o de las filigranas de un Madrid más cercano en el tiempo, en el que jugadores como Zidane o Beckham se parecían a Usain Bolt tanto como un huevo a una castaña. Se diría que el Madrid actual aspira a batir el récord del mundo de los 100 metros de largo del Bernabéu, ¡con balón y todo! Y sin pausa reflexiva para combinar. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  17. Plas, plas, plas, Petisco.

    Y yo añadiría a ese fenomenal argumentario, que ningún madridista chistaba ni mú hasta que Pellegrini (manda huevos que fuera el Chileno, que tiene una concepción del juego similar a la de Guardiola) lanzó a los cuatro vientos, seguro que por ordenes de sus desesperados mandamases hartos de la vistosidad del juego culé, el eslogan patético de que aquel tipo de juego no gustaría en el Bernabéu. A partir de ese instante muchos madridistas compraron a mansalva el producto; como unas rebajas de enero.

    Para entendernos: el Barça suele tener un 70% de posesión de pelota durante el partido, unos 70 minutos, más o menos, lo que imposibilita correr a destajo a largo de todos ellos. Es de perogrullo y simplemente una concepción de estilo: se guarda y se corre, se guarda y se corre. Es eso lo que les hace únicos y tan admirados hoy en día en el mundo futbolístico. Y como dice muy bien Petisco, lo que provoca que cada uno de sus partidos sea una obra de arte fílmica de larga duración (para el Camp Nou un pase atrás no deja de ser más que un truco de iluminación).

    ResponderEliminar
  18. La mayoría de los que leemos este magnífico blog tenemos la misma edad que el autor: entre 35 y 40 años.Somos la generación que vio morir al fútbol y al cine, por hablar de dos aficiones que salen mucho en este blog.Ahora tenemos otra cosa, pero ya no es fútbol, ni es cine.

    En los 80, década en la que crecimos, el fútbol sólo era un deporte y los periodistas eran profesionales que informaban de lo que sucedía. He escrito informaban. Por la noche hablaba Supergarcía y nunca sabías si era del Madrid o del Barça, informaba, con todos sus defectos, de lo que pasaba en el deporte y se acabó. A principios de los 90 llegó De la Morena y acabó con todo. Primero fue gracioso, pero, aún no lo sabíamos, ese forofismo de los periodistas acabó por joder la información y todo se convirtió en lo que tenemos ahora: decir una cosa y la contraria es lo habitual entre los "periodistas deportivos". Por no hablar de que tenemos fútbol a todas horas y de que, para qué engañarnos, el fútbol es tan simple que no da para rellenar cinco o seis periódicos al día, ni cientos de programas de radio y televisión.

    Del Bosque dijo hace poco que si volviera a jugar le gustaría ser Busquets. Los que le vimos jugar entendemos qué quería decir: Del Bosque era el Busquets de la época. Jugaba en el Madrid, sí, en ese equipo en el que ahora todo el mundo pretende decir que siempre jugó "a lo loco". En el Madrid de la Quinta del Buitre el que hacía jugar aquello se llamaba Ricardo Gallego, y le apodan el Soso. Era un jugador muy parecido a Xavi: siempre en su posición, siempre desmarcado, siempre jugando al primer toque.

    Aquel Madrid, el último Madrid digno de la tradición, jugaba muy parecido a como juega el barça de ahora. Mucha posesión, mucha paciencia, y pase a la derecha, pase a la izquierda, cambio de juego a la derecha, área y gol. Yo lo he visto y lo he disfrutado. Saliendo a jugar en todos los campos como si fuera el bernabeu y saliendo de casi todos los campos aplaudidos por la afición rival. Quién no iba a querer a Butragueño, a Martín Vazquez, a Sanchís, a Gordillo, ...

    Aquel equipo nunca ganó la Copa de Europa porque siempre fue el Madrid. Se presentaba en casa del Milán como si estuviera jugando contra el Albacete, y claro, a veces perdían, pero siempre lo hacían siendo el Real Madrid.

    (continúa abajo)

    ResponderEliminar
  19. García contaba una anécdota de aquella época. Temporada 87-88 (quizá la mejor temporada del Madrid que yo recuerdo). El Madrid se había clasificado para jugar las semifinales después de derrotar al Bayer de Munich por 2-0, remontando un 3-2 en contra de la ida. Mendoza, el presidente que entonces nos parecía malo, llamó a Leo Beenhakker (entrenador holandés, qué casualidad) para hablar con él en el despacho:

    Mendoza-.¿Sabe usted que hizo ayer?
    Beenhakker-.Sí, clasificar al Real Madrid para semifinales.
    Mendoza- Se equivoca. Usted ayer traicionó al Real Madrid.
    Beenhakker- ¿Por qué?
    Mendoza- El Real Madrid nunca reserva jugadores, nunca juega dependiendo del rival. El Real Madrid siempre juega a ganar con todos sus hombres y saliendo a ganar desde el principio. Esos son los valores del Real Madrid que usted ha traicionado.

    El entrenador había dejado en el banquillo a Butragueño para reforzar defensivamente el centro del campo. Quiso atajar para ganar la séptima y, por desgracia para todos, en las semifinales del PSV nos eliminó después de pegarles un baño allí y aquí.

    Los demás es historia. Los valores que intentó defender Mendoza se vinieron abajo cuando llegó Cruiff y el barça empezó a ganar ligas y una copa de Europa en color.

    Todos nos acordamos del punterazo de Karembeu, o de la final contra la Juve mirando el reloj, por no hablar del manguerazo en las semifinales contra el barça (les hablamos de los aspersores, pero ninguno de nosotros dijo nada cuando Del Bosque inundó el Bernabeu para que el barça no pudiera jugar), recordamos el gol de Redondo-Raúl con el Manchester, pero no recordamos los tres centrales(como Clemente) que sacó el entrenador...

    Ganamos y todo nos dio igual, los valores del Madrid a tomar por el culo (con perdón): sólo vale ganar y para eso haremos lo que sea. El barça, mientras tanto, diciendo lo que decía el Madrid: lo importante no es ganar, sino cómo se gana. No es una temporada, es la historia.

    Nos ha tocado una mala época, porque todo es cada vez peor. Lo de reírse del Levante con el 8-0 fue vergonzoso, impropio del Real Madrid. Recuerdo, para terminar, aquella temporada 87-88, en la Romadera, la gente de Zaragoza aplaudiendo después de perder 1-7. Cómo ha cambiado todo, menos mal que la mayoría de nosotros vivió la última época buena, que no se nos olvide.


    (Perdonad la extensión, pero mi madridismo me lleva a ser así)

    ResponderEliminar
  20. La verdad que no todos llegamos a vivir esa época, y creeme, a veces se lo recrimino a mis padres, que no se dieran un poco de prisa. Pero gracias a mi padre, pude ver algunos partidos de los que Jaime habla.
    Totalmente de acuerdo en lo del 8-0 al Levante, (y siento decirlo) pero no varía de lo que sucedió hace dos días en el Camp Nou frente al Betis, que quizás fue el primer equipo en mucho tiempo que ha sabido plantarle cara, y no con un autobús en su área. Lo triste fue que el partido acabó como acabó. Mencionando los olés del público con un Betis muerto se dejaba torear esperando su muerte.
    En fin, hablando del Madrid actual, seguro que Mou nos lleva a ganar muchos títulos, pero como madridista, me duele mucho cada vez que hace alguna de las suyas. Pellegrini, por ejemplo, en eso si que nadie discutirá que era un caballero. igual que CR, nadie se atreverá a dudar de su calidad, pero quien sabe, a lo mejor, alguien tendría que haberle enseñado modales.

    ResponderEliminar
  21. En eso si que el Barcelona nos mete más de 5, excluyendo para mi a Alvés, y a Piqué, que últimamente va de modelito, pero bueno.
    Saludos a todos ;)

    ResponderEliminar
  22. Mu buen bloc Michi jeje me encanta

    ResponderEliminar
  23. Jaime: la lectura de tus comentarios ha terminado provocando que me declare admirador tuyo (pero sin mariconadas ¿eh?)

    ResponderEliminar
  24. Alfiz, lo único que escribo es lo que viví. Aunque aquí el que escribe(y muy bien) es Michi, intentando sacar al madridismo de su conversión culé. A él es al que tenemos que dar las gracias. Uno lee la crónica de Michi y luego la del AS y se da cuenta del problema que tenemos.

    Sin mariconadas, por supuesto.

    ResponderEliminar
  25. Muchísimas gracias a todos por dignificar el blog en una medida tan notable.
    Uno, que hace esto por amor al arte y robando un poco de tiempo al cruel reloj, sólo puede sentirse orgulloso de unos lectores que aquí adquieren la categoría de grandísimos co-autores.
    Gracias a todos, madridistas civilizados dispuestos a plantearos qué somos y qué queremos seguir siendo. Y gracias, quién me lo iba a decir, a los culés (y colchoneros) generosamente infiltrados y dispuestos a debatir desde el placer profundo de la discusión serena.
    Espero seguir encontrándome con vosotros en esta humilde y resistente aldea merengue.
    Sin mariconadas, claro está.

    ResponderEliminar

En contra de lo que ha sido norma durante más de un año de existencia del blog, a partir de ahora se moderarán los comentarios parte del autor. Siempre se respetará la libertad de expresión de todos los que se pasen por aquí, tengan los gustos deportivos, culturales o ideológicos que tengan pero siempre que se respeten escrupulosamente los de los demás y que los debates se mantengan con argumentos y no con alusiones personales.
Desde luego, cualquier sospecha de suplantación supondrá la no publicación del comentario.
Muchas gracias a todos por vuestra comprensión, especialmente a los que sois habituales.
Un saludo.